en el ave

El blog de miguel angel rodriguez

Yo era un optimista

…Y lo que he visto me ha hecho dos optimistas. Parafraseando lo que escribiera en su día Alberti  en el título de su libro de poemas “yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos”, no me queda más remedio que apelar, en éste primer post del año, al optimismo. El optimismo como herramienta para combatir el tercer año seguido de crisis profunda e irremediable. Porque no nos queda otra que convertirnos al optimismo y apechugar con la caída de las ventas buscando la rentabilidad de otra forma, con eficiencia, con nuevas fórmulas organizativas, con eficacia a la hora de ejecutar el plan de negocio. Porque no queda otra que ser optimista, y ante la falta de recursos y de inversión, hacer las cosas con más creatividad. Porque, aunque la demanda de nuestros servicios pueda ser menor que el año anterior, siempre podemos buscar la posibilidad de salir de nuestros mercados tradicionales y apostar por nuevos retos. Porque, en fin, la vida no se acaba con ésta crisis. No hay que “paniquear”. El 2011 será otra dura prueba más, de la que seguro saldremos fortalecidos.

Escuchaba hace poco el término de optimista inteligente y me pareció muy adecuado para la situación que vivimos. El optimista inteligente es alguien que es capaz de ver la realidad y reconocer que algo no funciona, y valorar qué puede hacer él para mejorar esa realidad. Es una cualidad que permite poder ver lo que habría de cambiar, sin por ello despreciar lo que funciona correctamente.

Estamos en una situación que no se puede mudar, así que  mejor centrase en lo que podemos cambiar, en las cosas que están a nuestro alcance. Ghandi decía que . “Sé tú mismo el cambio que quieres ver en el mundo”.  Ante tal avalancha de malas noticias, corremos el riesgo de caer en desprecia el valor de las pequeñas acciones positivas en el día a día. En la creencia de que “igual no es suficiente”, dejamos de probar, de investigar, de innovar. Sin embargo el cambio siempre empieza por cosas pequeñas, cosas que puedes controlar. Cada uno de nosotros puede, desde el lugar que ocupa, ser parte de un cambio; es más, hasta puede llegar a liderarlo. Por pequeño que nos pueda parecer al principio, será el primer paso en esa nueva dirección, la del tiempo que nos ha tocado vivir, la del tiempo del optimismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 3, 2011 por en innovación, raros.
A %d blogueros les gusta esto: