en el ave

El blog de miguel angel rodriguez

Lo que no vemos

Comentábamos que pocos, cuando hace unos años empezaron la líneas aéreas de bajo coste a ofrecernos vuelos a Alemania (por ejemplo) a 10 euros, había que empezar a preocuparse porque esto implicaría que, tarde o temprano, acabaríamos ganando un sueldo mucho menor.
Los efectos de la globalización (en costes, en eficiencia, en nuevos servicios, en una competencia global) tendemos a verlos en la parte que nos interesa. Opciones más baratas, servicios a precio de coste, “groupones” magníficos, pero nos cuesta asumir que esto implica también, que los servicios y productos no se crean con los puestos y las funciones de las empresas y los puestos de trabajo actuales.
La empresa y los sectores productivos van de manera irreversible hacia una hiperespecialización, algo que va bastante más allá de externalizar servicios (ver este artículo de la Harvard Review por ejemplo). Esta nueva forma de actuar hace que la velocidad de respuesta y la forma de organización de la empresa tal como la conocemos sea insuficiente para los cambios que se aproximan, ya estemos hablando de grandes corporaciones o de pequeñas y medianas empresas. El entorno que hemos vivido de trabajo estable y una profesión a largo plazo se está desvaneciendo definitivamente.
Pero además surge otra incógnita. Amalio Rey hablaba en un blog, hace ya un tiempo, de una idea de fondo bastante sencilla: “la empresa cada vez lo tiene más complicado para convertirse en referente de nuestras vidas”. “Aunque sepan manejar el discurso emocional, caen en una tremenda contradicción. ¿Cómo quieres mi vinculación emocional cuando tú, empresa, no me proporcionas un vínculo de relación a largo plazo?” si esto es así las empresas y las organizaciones en general (cuanto más grandes peor) están perdiendo la batalla por ser referentes en nuestras vidas ¿quién necesita a la empresa para su realización personal?. Cada vez más veremos que esta realización personal (y profesional en el momento que la hiperespecialización nos toque), va a suceder fuera de las empresas, en comunidades formales o informales facilitadas en muchos casos por la tecnología. Comentaba Amalio que “al final resulta que puedes establecer vínculos mucho más estables y de más recorrido con estas personas que no son de tu empresa”
Por último, las competencias y su forma de actualizarlas, también está cambiando de manera acelerada. Existe un desajuste entre la oferta actual y la realidad laboral. La posibilidades de aprender, ya sea de manera informal, en internet o en las aulas de las escuelas de élite, aun siendo en algunos casos de calidad, en su gran mayoría, no está validada (no es válida) para una profesión, especialmente cuando hablamos de las nuevas demandas laborales.
Estos indicadores no tiene que ver con la crisis. Esto no está pasando sólo como consecuencia de la situación económica. Es un auténtico cambio de paradigma, cuanto antes sepamos jugar en este nuevo campo más posibilidades tendremos de ganar el partido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 11, 2012 por en innovación.
A %d blogueros les gusta esto: